Translate

jueves, 26 de septiembre de 2013

Ingredientes naturales; Propiedades Cosméticas del Ácido Salicílico


El ácido salicílico es el activo dermatológico más utilizado para tratar los problemas típicos de las pieles mixtas y grasas.
Sus usos medicinales son muy extensos y variados pero ahora vamos a destacar sus principales propiedades dermatológicas:


 -Mejora y reduce el aspecto de los poros Su uso continuado favorece una piel limpia y una disminución considerable del tamaño de los poros. Como es soluble en grasa puede penetrar hasta el interior del poro para limpiarlo en profundidad previniendo la aparición de puntos negros y acné .


- Debido a sus propiedades antibacterianas y antiinflamatorias resulta muy eficaz contra la bacteria que causa el acné.


-Es un magnífico exfoliante ya que descama lenta y suavemente la piel, eliminando las células muertas y las impurezas que provocan las espinillas.


- Estimula la renovación celular puesto que acelera el ciclo de crecimiento de nuevas células cutáneas, haciendo que la textura de la piel se alise, la epidermis se purifique y las imperfecciones desaparezcan, proporcionando un cutis radiante y luminoso. 

- Mejora la producción de colágeno que ayuda a suavizar y eliminar las líneas superficiales,  a reducir las
                                                          manchas y a calmar rojeces.


El ácido salicílico para uso cosmético se produce por síntesis química de sustancias naturales como la corteza de sauce blanco, abedul o fresno, la sumidad florida de ulmaria o el aceite esencial de gaulteria que son ricos en este ácido.
 


miércoles, 17 de julio de 2013

Ingredientes naturales; Propiedades Cosméticas del Bambú



La Bambusa arundinacea o bambú gigante es una planta gramínea muy abundante en climas tropicales.

Una de sus características más sorprendentes es su increíble capacidad de crecimiento ya que algunas especies pueden llegar a crecer hasta 32 metros al mes, lo que las convierte en los árboles de mayor crecimiento de todo el planeta. Sin embargo la primera etapa de su vida transcurre sorprendentemente lenta ya que las semillas tardan hasta siete años en brotar. Esto se debe a que durante esta fase el bambú desarrolla un complejo sistema de raíces que serán el sustento de su prodigioso desarrollo posterior.

 El bambú es una de las plantas más usadas en la cosmética natural, debido no sólo a sus formidables cualidades para el cuidado de la piel sino también al carácter sostenible de sus explotaciones de las que se obtienen grandes beneficios medioambientales.


Propiedades Cosméticas:


El bambú es rico en oligoelementos, sobre todo silicio que resulta esencial para fomentar la producción de colágeno y elastina y para fortalecer el tejido conjuntivo que soporta la piel. Además por su alta concentración de flavonoides resulta ser un poderoso antioxidante que favorece la protección de la piel y el cabello frente a los procesos oxidativos. Por todo ello es especialmente idóneo para pieles que experimentan un envejecimiento prematuro debido al estrés, el consumo de tabaco o por el uso de productos cosméticos agresivos o inadecuados.

Los flavonoides son además venoactivos y vasoprotectores ya que reducen la permeabilidad capilar y aumentan su resistencia. Esto hace que el  bambú sea recomendable a la hora de formular productos estimulantes de la circulación.
 
También sirve para combatir afecciones inflamatorias y tiene propiedades antiulcerosas y antialérgicas lo que lo hace perfecto para tratar las pieles irritadas, sensibles o con problemas de demartitis.

Por último debemos destacar que el bambú contiene un bioagente antibacteriano y bacteriostático único llamado “bamboo kun”. Esta sustancia ayuda a disminuir la presencia de las bacterias causantes del olor corporal.

Propiedades medioambientales:


Los bosques de bambú son muy densos y limpian eficazmente el aire ya que generan un 30% más de oxígeno que los demás árboles, lo que ayuda a reducir los gases de CO2.

Las plantaciones de bambú gigante requieren muy poco mantenimiento y comparado con otras plantas y árboles requieren menos energía y agua para crecer, pudiendo sobrevivir en condiciones de sequía o inundación.


La explotación de este tipo de plantaciones no requiere la utilización de pesticidas o químicos ya que las plantas generan su propio agente antibacteriano haciéndolas inmunes a las plagas.

El bambú es una barrera natural de control del agua ya que ayuda a evitar la desertización y la erosión del suelo gracias a su complejo entramado de raíces que impiden que las lluvias se lleven la tierra.

La bambusa arundinacea ha sido siempre un ingrediente fundamental en la cosmética tradicional asiática pero poco a poco y debido a todas sus cualidades y propiedades ha ido ganando adeptos hasta convertirse en un ingrediente de moda y en pleno auge dentro de la industria cosmética natural.