Translate

miércoles, 22 de abril de 2015

Broncea tu piel de forma responsable; Protección solar y Fototipos

El bronceado es la forma que tiene la piel de protegerse  frente a la radiación solar.
La exposición al sol tiene consecuencias muy beneficiosas para la salud, pero también nocivas, tales como el envejecimiento prematuro de la piel, la formación de arrugas y manchas, quemaduras o incluso puede dar origen a la formación de cáncer de piel.

Además debemos tener en cuenta que el deterioro de la capa de ozono hace que esta exposición resulte cada vez más peligrosa.

Por ello debemos aprender a proteger nuestra piel ya que las necesidades de protección solar para evitar el riesgo de quemaduras, serán diferentes según la sensibilidad de piel y la forma de reaccionar ante la exposición al sol de cada persona. Es decir debemos conocer nuestro FOTOTIPO.


FOTOTIPOS DE PIEL Y RECOMENDACIONES DE PROTECCIÓN

La sensibilidad de la piel (fototipos) se ha definido de acuerdo a seis categorías:

Tipo de piel 1
Generalmente, personas de cabello rubio o pelirrojo, ojos azules. Piel clara y/o pálida con pecas.
Nunca se broncea y siempre se quema.

Cuidados: Deben extremar las precauciones ante el sol, por lo que se les recomienda un producto de pantalla total o con factor de protección 20 como mínimo. Evitar las horas de radiación solar máxima y aplicarse la protección cada dos horas como mínimo.

Exposición recomendada: No se recomienda.

Tipo de piel 2
Personas de cabello rubio, ojos azules y con pecas.
Se quema fácilmente pero puede broncearse eventualmente.

Cuidados: Protección solar de factor alto, de 20 en adelante.

Exposición recomendada: 10 minutos de exposición como máximo al día y 50 exposiciones máximas por año.

Tipo de piel 3
Por lo general, son personas con cabello y ojos oscuros, con una piel ligeramente más oscura.
Se broncea fácilmente y rara vez se quema. Su piel tiende a enrojecerse primero y a broncearse tras los primeros días de exposición.

Cuidados: Durante los primeros días necesitará un nivel de protección alto, 15, pudiendo recurrir a uno medio en los días sucesivos, por ejemplo 12.

Exposición recomendada: 15 minutos máximos de exposición y 100 exposiciones al año.

Tipo de piel 4
Persona de cabello, piel y ojos más oscuros. Propio de los mediterráneos, mongólicos y orientales.
Nunca se quema, siempre se broncea. Se pigmenta con facilidad y de forma inmediata.

Cuidados: Debido a la facilidad para broncearse, el daño solar en este tipo de pieles se suele traducir en la aparición de manchas de pigmentación y engrosamiento de la epidermis. Los especialistas recomiendan un factor de protección 12.

Exposición recomendada: 20 minutos al día y 100 exposiciones como máximo al año.

Tipo de piel 5
Con tono muy moreno, cabello moreno, coloración de la piel muy morena. Propio de amerindios, indostánicos, árabes e hispanos.
Nunca se quema, siempre se broncea. Pigmentación fácil e intensa.

Cuidados: A pesar de la dificultad para sufrir quemaduras por la exposición al sol, deben protegerse con un mínimo de nivel 8 para evitar posibles manchas de pigmentación y flacidez.

Exposición recomendada: 20 minutos al día y 100 exposiciones como máximo al año.

Tipo de piel 6
Piel negra. Propio de las razas negras.
No se queman nunca y su piel se pigmenta intensamente.

Cuidados: A pesar de que este tipo de pieles nunca sufren quemaduras, los especialistas recomiendan aplicarse una crema de protección 6 para preservar la juventud de la piel.

Exposición recomendada: 20 minutos al día y 100 al año.


RECOMENDACIONES GENERALES

       La exposición máxima al sol sin la aplicación de protectores solares en la piel no debe superar los 15 minutos en personas de piel clara y 30 minutos en quienes tienen la tez más oscura.

No hay que exponerse al sol entre las 12.00 y las 16:00 de la tarde

Las medidas protectoras en los niños, adolescentes y las personas de piel sensible son imprescindibles y necesitan una atención especial. Siempre deben usar un FPS alto (mayor de 30).

Los bebés menores de seis meses no deben tener contacto directo con el sol.

Antes de salir de casa aplicar protector solar en cantidad suficiente sobre la piel limpia y seca. Debe renovarse la aplicación cada 2 horas y después de cada baño.

La aplicación periódica de los protectores solares no se hace con el fin de poder aumentar el número total de horas de exposición al sol, ni promover un bronceado intenso, sino para permitir una exposición razonable sin riesgo.

2 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo, en mi blog también publique hace poco una entrada con consejos para un bronceado seguro, me ha encantado y súper bien explicado, saludos!!!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Mi Rincón de Salud y Belleza. Tu entreda sobre los rayos UVA, UVB e IR también es muy interesante y completa. Son cosas a tener en cuenta de cara al verano. Un saludo

    ResponderEliminar